lunes, 30 de junio de 2014

El color de los campos



Me gusta el color de los campos en verano, su aroma. Nacen en mí nuevos pensamientos, renace la alegría.

Siento una corriente de vida que sacude mis cimientos, me gustan los acontecimientos que remueven mi ser, que dan vida a mi cuerpo.

Algún ratón sale de su madriguera, pero ya no temo. No vamos a hacer el mismo recorrido.

Sakkarah

...


Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un "no" por respuesta.

Desconocido

...


“Una mujer inteligente prefiere estar sola, a estar con cualquiera”.


Marilyn Monroe

domingo, 29 de junio de 2014

Sueños



Brisa y fuego, agua cristalina que corre, ribera verde. Sueños azules, tibios, secretos.

Has de llegar…


Sakkarah

sábado, 28 de junio de 2014

Corre el agua...



Corre el agua salvaje, azotada por el viento. Corre como los sueños placenteros y caóticos.

Llega a su fin en el lugar sagrado, allí, donde todo se hace misterio, donde todo adquiere la profundidad de lo arcano.

Tú estás en el fondo, donde los tesoros enterrados.


Sakkarah

viernes, 27 de junio de 2014

Destino


En cada corazón hay una historia inacabada, y otras por descubrir. Nuestro destino ya está escrito en algún lugar, y los acontecimientos vendrán sin esperarlos.


Oscar Quiroga

El nuevo Ulysses



Ulysses fue retenido y encantado. Su corazón cambió y se llenó de olvido. Penélope esperaba, su corazón enamorado tejía espejismos.

El abrazo del silencio la hizo estremecer, la soledad oprimía su ser.

Sentada en la orilla de una playa, supo que la esperanza era una timadora con vestido largo y verde, le había robado su último suspiro.

Cortó su pelo, y ciega de dolor, arrancó su corazón. Hecho pedazos lo arrojó al mar. Dejó morir el alma, cegó sus ojos. Nada sería ya capaz de volverla a la vida.


Sakkarah

jueves, 26 de junio de 2014

No quiero un amor de saldo



No podría comprar con dinero ninguno de mis sueños, pero si podría rozarte con mi piel.

No quiero un amor de saldo, no buscaría gangas en el amor. Quiero tu amor difícil y extraño, aunque me pierda.


Sakkarah


Autor imagen: Amanda Cass

...


"Todos nos acostamos con el lobo, pero lo que no podemos hacer es confundirlo con la abuelita. Caperucita era tonta”.


Ana María Matute

miércoles, 25 de junio de 2014

Cuando uno está mal


¿Cómo hacer para recuperar el equilibrio perdido y restaurar el ánimo? Encontrando de nuevo la máquina de hacer pájaros. ¿Qué quiere decir esto? Significa volver a ilusionarse con las pequeñas cosas por importantes o ridículas que sean. El corazón es como un tambor al que sometemos a diferentes ritmos de tiempo. Un tiempo para la familia, otro para el trabajo, otro para los amigos y otro para uno mismo. Este último tiempo es el más importante cuando la enfermedad llega a nuestras vidas. Yo, que suelo sobredimensionar los problemas, las emociones me pueden y a menudo suelo hacer el indio, enfermo más de una vez a lo largo del año, y no veas lo que me cabrea, pero me sirve como señal de alerta de que algo en mi interior no está funcionando como debería.

Hace tiempo leí un libro que hablaba de la enfermedad como camino, y en cierta forma es así. La enfermedad es una pérdida de energía y una aliada a la vez que nos alerta. Por eso, no es baladí decir que es absurdo emprender una lucha a muerte con ella, sino de lo que se trata es de comprenderla, sin recrearse en ella, pero aceptandola, escuchando en nuestro interior el mensaje que nos quiere transmitir. El cuerpo habla y se expresa y ésta es su manera de hacer que conectemos con él.

Enferma el cuerpo, pero antes ha enfermado el alma. Y ese el tambor que hay que volver a tocar con cariño y con ternura, con amor y comprensión sin juzgarnos por la imperfeción de lo que somos. La naturaleza lo tiene más fácil que nosotros, bien es verdad, porque no está contaminada por los pensamientos. Y ella misma fabrica los ingredientes que le han de servir para su supervivencia. Nosotros formamos parte de ella y en esencia no somos tan diferentes. Es un buen modelo a seguir. Ella destruye para después volver a construir, crea su armonía a partir de su dualidad.

Bueno, me dirás, pero eso no me alivia el malestar, el dolor de cabeza, ni de piernas. Correcto, pero aporta comprensión y recuerda el potencial autocurativo que tienen todos los seres vivos. Las personas a diferencia de los animales y otras especies del planeta contamos con un grado de libertad mucho mayor que el resto. Y aunque vivimos de espaldas al mundo natural sabemos ya bastantes cosas sobre el funcionamiento del cuerpo y del alma, pero enfocamos poco esa libertad en conocer la esencia de lo que somos. Y de eso nos habla la enfermedad, de un infinito que hay que recorrer y de un futuro que hemos de labrar.

Lo que sí sé es que el mismo miedo a lo desconocido nos limita a tal grado que somos incapaces de contemplar la maravilla que tenemos ante nuestros ojos. Y la capacidad que tenemos para jugar con ese poder destructor y creador es infinita, lo mismo que la libertad de ser. Lo que nos mata a grandes dosis, a pequeñas nos cura. No se trata de una fe absurda, ni de creer en ningún tipo de religión que nos salve, ni de echar mano de una retahíla de dioses inventados para aliviar nuestra finitud en este espacio -tiempo, se trata de conectar con nuestro interior, en él se halla la clave de la enfermedad que es el tema que nos ocupa.

La enfermedad es la falta de luz, la oscuridad que no nos permite ver más allá, la infinitud recordándonos nuestra finitud. La enfermedad es el descanso del guerrero que necesita recomponer todas las armas que conoce y usa para ser más feliz, para volver a llenarse de la chispa que le conduzca de nuevo al campo de batalla. Eso es la enfermedad. Y no es eterna, aunque sí cíclica. ¿Por qué íbamos a ser tan diferentes de lo natural? Deberíamos hacerle un monumento a la enfermedad, aunque entiendo que jode bastante.

El Amor es la fuente que todo lo cura, la disposición a creer en él, pero no sólo como algo nacido de las necesidades afectivas del hombre, sino como principio primero y último que resuena hasta el último confín del Universo. Jamás hemos estado solos. Dios está en el hombre y no hay hombre que no sea Dios. Me río de las religiones, tan perdidas como están a veces, y tan ciegas que no pueden ver. Escapar a lo que uno es, es de cobardes.

Palabra de hormiga.


Lyra

martes, 24 de junio de 2014

goma de borrar


Desperté notando algo raro. En mis manos se encontraba un borrador. Probé sobre la sábana y desapareció. Me siento nerviosa con éste arma en mis manos, ya que de todo puedo hacer la nada.

Borraré las estrellas para poder asomarme a la noche.
He de borrar mi inocencia, ingenuidad, impetuosidad…Borraré mi romanticismo trasnochado, el amor.
Quiero borrar la palabra, la caricia falsa, la tristeza. Borraré los atardeceres, un nombre.

Según camino, seguiré borrando. Hoy me siento grande, han puesto un poder enorme en mis manos.


Sakkarah


Autor imagen: Alin Ciortea

...


Si no puedes convencerlos, confúndelos.

Desconocido

lunes, 23 de junio de 2014

Prefiero...


Prefiero a las personas intolerantes y hurañas, antes de las que rinden vasallaje, o las que lo piden. Veo más dignidad en los primeros.


Sakkarah

Cansarme de estar viva.


No puedo dejar pasar los minutos esperando que una brizna de polvo cambie de lugar, para así darme cuenta que todo muta, se traslada, cambia…

He de sentir la suavidad en mi piel, vivir hasta prender una hoguera en el ambiente, reír hasta apurar mi traje de payaso.

De ti, en lo más profundo nadaré, hasta quedar exhausta en tus frías aguas. Yo sé ya columpiarme plácida en cualquier nada.

Más allá de mi voz encontraras mi eco dormido en tu corazón. Allí el sofoco de mi abrazo. Ahora soy tu reflejo, un espejo de tu desesperanza.

He de correr, perderme entre la vida, sondear los momentos, penetrar la palabra, volar; y, tornando o no, cansarme de estar viva.


Sakkarah

Muda...



Tus ojos en mi corazón, en mis razones ocultas. Tras la tenue luz se te nota nervioso, mi boca se enciende en tu mirada. Tu piel es suave, tus ojos hermosos…

Has encendido las luces de la estancia, muda, entorno los párpados. Vibran tus manos en mi cuerpo mientras me retiro…


Sakkarah

domingo, 22 de junio de 2014

La memoria a trizas


La noche habrá venido,
y me apercibiría,
no por pasos contiguos
ni por guía que brilla,
sino por rodearme
así de mi salida,
cual si, de mi sobrando,
dejarme no querría:
de mí, con el destino
y nombres que no signan,
con la esperanza negra.
y la memoria a trizas.


Carles Riba

sábado, 21 de junio de 2014

Entre los árboles



La fortuna de estar entre los árboles, no se paga con nada. Ne gusta pensar que al final volveré a ellos.

La savia de los árboles recorre mi ser y lo transforma.

Me gusta comparar tu caricia con sus sombras, eres como la suave hoja que me produce un intenso escalofrío.


Sakkara

viernes, 20 de junio de 2014

Duermo en ti



Me duermo en ti, en tu pecho. Un sueño dulce sintiendo tu piel y el cosquilleo de tu vello.

Solo se cierne la oscuridad cuando no estás. Eres mi soporte, con el que no puede el viento fuerte. Eres mi fuerza, y vas apartando las sombras.


Sakkarah

Abriste la noche


Anduve por el dorso de tu mano, confiada,
como quien anda en las colinas
seguro de que el viento existe,
de que la tierra es firme,
de la repetición eterna de las cosas.
Mas de repente tembló el universo:
llevaste la mano a tus labios
y bostezando abriste la noche
como una gruta cálida.


Chantal Maillard

Quimera



¿De quién es voluntad que yo ande en este camino incierto? Acepto, no tengo otro, o… si lo tengo, pero no me gusta.

Sé que siempre seré causa, que el efecto solo me lo puedo atribuir a mi misma.

Busco una quimera, la perfección del sueño.


Sakkarah


Autor imagen: Mészáros Zsuzsanna

miércoles, 18 de junio de 2014

Lo aparente



Escucho y me voy, no quiero que nadie se comprometa a no decirme la verdad, a regalarme palabras.

Es bella la palabra que lleva toda la fuerza de la vida, pobre la que va vacía, la que solo es aparente.



Sakkarah


Autor imagen: Andreas Feininger

martes, 17 de junio de 2014


Imposible tocarse



No se a dónde voy, ni quiero saberlo

Me lleva una cresta de mar

No voy a definir la sensación.

 
Demonio y dios el amor

Extremos que hierven y elevan

Guías que empujan a la sima

 
Una antorcha al fondo del abismo

Una luz que alumbra la silenciosa caída.

 
Los tratos y las reglas de nada sirvieron

En dos mundos diferentes.

Imposible tocarse entre la insondable niebla.
 
 
Sakkarah


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...