sábado, 31 de diciembre de 2011

Palabras y besos

Palabras y besos. Besos, muchos besos y… palabras. Piropos y miradas. Miradas, muchas miradas y… piropos.


No me detenía en pequeñeces y hoy, en la oscuridad de mi mente, siempre está tu luz.


El cristal hace de lupa para recordar tu cuerpo. Gigante, gran gigante que ocupas todo mi universo. Contigo no hay tiempo ni edad, solo juventud que como un vendaval zarandea las columnas de mi ser.


En este habitáculo repaso la confianza que quedó asentada entre nosotros. Por eso, de tarde en tarde, te hago mi compañía y mi recuerdo.


En la quimera, galopábamos juntos, qué más da lo que digan, que más da. Contigo, hombre que me esperas, estoy...


Sakkarah

miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡Oh!

¡Oh! no jures y abrázame tan sólo;
No creo en juramentos de mujeres.
Dulce es tu voz, ¡mi bien! pero es más dulce
El beso que arrebato a tus desdenes.
Yo te poseo, y juzgo las promesas
Soplo vano que el viento desvanece.
Yo creo en tus palabras de consuelo;
¡Oh! jura, amada mía, jura siempre;
Yo me juzgo dichoso al reclinarme
Sobre tu seno de animada nieve;
Yo creo, luz de la existencia mía,
Que me amará tu pecho eternamente,
Y todavía aun más, si el pensamiento,
Algo más que lo eterno soñar puede.

Heinrich Heine

martes, 27 de diciembre de 2011

Concurso del Foro Libre

Hemos hecho un concursoNavideño en el foro libre y quiero poneros el premio que hizo Blas Deker para el foro y su video de agradecimiento al primer premio que él se ganó.

Fuego y amor

Fuego y amor atados en mi con una lazada ardiente. Esperándolo todo, sin desistir, sin cejar en ese lejano empeño que se aleja.


Muchos se detienen y sigo andando como si arrastrase la cadena de un misterio. Estupefactos me ven adentrarme en la noche, donde erijo mi reinado. Ausente está el compañero de mis ritos, pero la pira arde.


El extraño aroma del amor entró en mi vida, endiosándome antes de partir sin desvirgar mi sentimiento. El movimiento de mis manos dibuja signos de ausencia cada noche, y el agua resbala por mi cuerpo, como caricia de un recuerdo que hace deshacer mi piel mientras desentraña sus secretos.


Sakkarah

viernes, 23 de diciembre de 2011

Navidad

Os deseo unas Fiestas muy felices.

Con mucho cariño.

Sakkarah

Navidad


Muchas gracias, Belén y Pedro por este vídeo que me habéis hecho para felicitar.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Agresividad

Autor imagen: Alex Caballero


Nos influye la agresividad que hemos ido acumulando. Inexorablemente en la vida hemos tenido que pasar por cosas desagradables, hemos sufrido injusticias y nos hemos visto obligados a sofocar impulsos de protesta; ante cada situación que representa una violencia, se produce en nosotros, de un modo natural, una reacción contraria; cada vez que yo siento una injuria, bien sea física o moral, se moviliza automaticamente en mi la necesidad de responder. Ahora bien, muchas veces esa respuesta no llega a expresarse del todo por diversos motivos. Porque la educación me lo prohíbe, porque tengo miedo ante la superioridad del contrario o porque no me conviene, ya que representaría un descrédito para mi nombre, etc... De este modo, la protesta, la reacción natural, queda retenida. Cuando esta situación se repite, sobre todo si se produce en aquellas cosas que uno vive como importantes, la agresividad acumulada va adquiriendo una considerable fuerza interior. Curiosamente las personas más agresivas son aquellas que se muestran como más pacíficas, precisamente porque más han reprimido su agresividad. Es decir, son pacíficas aparentemente porque se han esforzado en ser buenos, en no crear conflictos. Son personas que se han formado sobre la base de ir cerrando dentro de sí todo lo que fueran protestas, todo lo que fuera violencia, de un modo u otro, y, por lo tanto, exteriormente son las más ordenadas, las más tranquilas y benignas. En realidad tienen una carga explosiva generalmente más fuerte que otras. Esto no quiere decir que otras personas no puedan tenerla, pero es en éstas donde es más aparente el contraste, dada su personalidad exterior.

Cuando esta agresividad – que la persona no quiere generalmente reconocer porque va en contra del tipo bondadoso que debería ser – existe, se traduce en una enorme susceptibilidad interna para todo lo que sean situaciones o personas con rasgos violentos. Cuanto más he reprimido una cosa, más sensible soy a ella cuando la tengo ante mí. Si yo hubiera podido expresar mi agresividad, mi protesta, sí hubiera podido incorporar es fuerza interior mediante la acción consciente, habría ido creciendo en fuerza personal y no tendría miedo a esa agresividad. Me sentiría fuerte y no precisaría esconderse tras ninguna apariencia. Además, curiosamente, cuanto más hubiera desarrollado mi capacidad de lucha, menos necesidad tendría de combatir violentamente.

A. Blay

El alud...


Foto de Kamshots





El alud esférico caminaba al revés, subía cuestas, pero no dejaba de arrollar la nieve haciéndole la competencia a los quitanieves que subían y bajaban el puerto.

Cada vez un poco más cansado y jadeante, el alud subía hacia la plaza del pueblo, revolcándose en todos los ventisqueros. Se encaminó a darse una fiesta, se lanzaría por la calle más empinada del pueblo “el cantón” y sería cuesta abajo, para poder descansar y aliviar sus pulmones del esfuerzo. Terminó como una caja sonora llena de risas, al lado del río. En la redonda y enorme bola se abrieron unas grietas con forma de ojos. Todos los niños corrieron a fijarse en ellos y alucinados veían el reflejo del agua en el espejo más nítido jamás conocido. Aquellos ojos les imbuían hacia el reino de los cuentos. Cada uno de los niños terminaba en su interior deslizándose por un tobogán que le llevaría al cuento más escuchado.

Tras unas horas, aparecían a los pies del gran alud, como borrachitos de fantasía, y en sus ojos se reflejaba toda la ilusión que atesoraban los sueños.

De nuevo, la bola gigante tomó impulso y siguió rodeando el pueblo, llevando a niños y mayores en procesión. Mientras rodaba, esta vez, dejaba escuchar millares de campanillas que debía tener dentro. Unos cuantos metros más allá, de nuevo en la plaza, se paró rendida y dando vueltas sobre si misma, como si estuviera mareada. Una vez quieta, sus grandes ojos miraban abarcando a todos, la profundidad de su mirada calaba en el alma de cada uno de los seres que la admiraban. Pasaron unos minutos tensos, expectantes, llenos de extrañas vibraciones, hasta que de repente rompió dejando paso a millares de cristales preciosos como estrellas, luces de colores, que como arco iris, enlazaban a la gente; el aire se hizo cielo, y todos Universo. Uno era un planeta, el otro una estrella, el de más allá agrupaba una galaxia, el otro formaba un agujero negro…

No, no había dinero, habían desaparecido todos los comercios y los bancos quedaron convertidos en carromatos cargados de helados. El gran alud, al estallar, había dejado esparcido el espíritu de la Navidad con todo el brillo que produce el sentimiento.

Sakkarah

martes, 20 de diciembre de 2011

Inspiración sinfónica



Por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el Arte [*] los vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del mundo.

Fecunda, como el lecho de amor de la Miseria, [*] y parecida a esos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi Musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número a las cuales ni mi actividad ni todos los años que me restan de vida serían suficientes a dar forma.


«Introducción sinfónica», en el «Libro de los gorriones»

Y aquí dentro, desnudos y deformes, revueltos y barajados en indescriptible confusión, los siento a veces agitarse y vivir con una vida oscura y extraña, semejante a la de esas miríadas de gérmenes que hierven y se estremecen en una eterna incubación dentro de las entrañas de la tierra, sin encontrar fuerzas bastantes para salir a la superficie y convertirse al beso del sol en flores y frutos.

Conmigo van, destinados a morir conmigo, sin que de ellos quede otro rastro que el que deja un sueño de la media noche que a la mañana no puede recordarse. En algunas ocasiones y ante esa idea terrible, se subleva en ellos el instinto de la vida y agitándose en terrible [*] aunque silencioso tumulto buscan en tropel por donde salir a la luz, de las tinieblas [*] en que viven. Pero ¡ay!, que entre el mundo de la idea y el de la forma existe un abismo que sólo puede salvar la palabra, y la palabra, tímida y perezosa, se niega a secundar sus esfuerzos! [*] Mudos, sombríos e impotentes, después de la inútil lucha vuelven a caer en su antiguo marasmo. Tal caen inertes en los surcos de las sendas, si cae el viento, [*] las hojas amarillas que levantó el remolino.

Estas sediciones [*] de los rebeldes hijos de la imaginación explican algunas de mis fiebres: ellas son la causa desconocida para la ciencia de mis exaltaciones y mis abatimientos. Y así, aunque mal, vengo viviendo hasta aquí: paseando por entre la indiferente multitud esta silenciosa tempestad de mi cabeza. Así vengo viviendo; pero todas las cosas tienen un término y a éstas hay que ponerles punto.

El Insomnio y la Fantasía siguen y siguen procreando en monstruoso maridaje. Sus creaciones, apretadas ya, como las raquíticas plantas de un vivero, pugnan por dilatar su fantástica existencia disputándose los átomos de la memoria como el escaso jugo de una tierra estéril. Necesario es abrir paso a las aguas profundas, que acabarán por romper el dique, diariamente aumentadas por un manantial vivo.

¡Andad, pues!; andad y vivid con la única vida que puedo daros. Mi inteligencia os nutrirá lo suficiente para que seáis palpables. Os vestirá, aunque sea de harapos, lo bastante para que no avergüence vuestra desnudez. Yo quisiera forjar para cada uno de vosotros una maravillosa estofa tejida [*] de frases exquisitas en la que os pudierais envolver con orgullo como en un manto de púrpura. Yo quisiera poder cincelar la forma que ha de [*] conteneros como se cincela el vaso de oro que ha de guardar un preciado perfume. ¡Mas es imposible! [*]

No obstante, necesito descansar; necesito, del mismo modo que se sangra el cuerpo por cuyas hinchadas venas se precipita la sangre con pletórico empuje, desahogar el cerebro insuficiente a contener tantos absurdos.

Quedad pues consignados aquí, como la estela nebulosa que señala el paso de un desconocido cometa; como los átomos dispersos de un mundo en embrión que aventa [*] por el aire la muerte antes que su Creador haya podido pronunciar el fiat lux que separa la claridad de las sombras.

No quiero que en mis noches sin sueño volváis a pasar por delante de mis ojos en extravagante procesión pidiéndome con gestos y contorsiones que os saque a la vida de la realidad del limbo en que vivís, semejantes a fantasmas sin consistencia. No quiero que al romperse este arpa vieja y cascada ya, se pierdan a la vez que el instrumento las ignoradas notas que contenía. Deseo ocuparme un poco del mundo que me rodea pudiendo, una vez vacío, apartar los ojos de este otro mundo que llevo dentro de la cabeza. El sentido común, que es la barrera de los sueños, comienza a flaquear y las gentes de diversos campos se mezclan y confunden. Me cuesta trabajo saber qué cosas he soñado y cuáles me han sucedido; mis afectos se reparten entre fantasmas de la imaginación y personajes reales; mi memoria clasifica revueltos nombres y fechas de mujeres y días que han muerto o han pasado con los de días [*] y mujeres que no han [*] existido sino en mi mente. Preciso es acabar arrojándoos de la cabeza de una vez para siempre.

Si morir es dormir, quiero dormir en paz en la noche de la Muerte [*] sin que vengáis a ser mi pesadilla, maldiciéndome por haberos condenado a la nada antes de haber nacido. Id pues al mundo, a cuyo contacto fuisteis engendrados, y quedad en él como el eco que encontraron en un alma que pasó por la tierra sus alegrías y sus dolores, sus esperanzas y sus luchas.

Tal vez muy pronto tendré que hacer la maleta para el gran viaje; de una hora a otra puede desligarse el espíritu de la materia para remontarse a regiones más puras. No quiero, cuando esto suceda, llevar conmigo, como el abigarrado equipaje de un saltimbanqui, [*] el tesoro de oropeles y guiñapos que ha ido acumulando la fantasía en los desvanes del cerebro.

Gustavo Adolfo Becquer.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Tras de...



Hay un dicho que habla así: Tras de cornudo, apaleado.

Que razón tiene, porque suele ser así.

Siempre me ha gustado ser fiel a mi misma y no devolver nunca lo que me dan, pero entiendo que eso es una equivocación. Hoy me recuerdo mucho de una persona que solía decir que el respeto hay que ganárselo, que respetaba a quien se lo ganaba. Creo que es lo que más se acerca al mejor comportamiento, pues de lo contrario, te vuelves el saquito de los palos, porque así somos, damos al que creemos más débil, o vemos que no se defiende. Algo así como el que encuentra una pared vacía que no tiene dueño y se cree con derecho a destrozarla con borragatos.

No ser como son contigo, hace parecer que ancha es castilla, que se te puede utilizar de basurero donde verter todas las miserias. Habrá que reconsiderarse.

Sakkarah

viernes, 16 de diciembre de 2011

Creatividad

Autor Imagen: Cristina Francés




"La creatividad es presión. Si no hay presión, no hay creatividad"

Ferran Adriá

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Asignamos...



Asignamos nosotros el tiempo que queremos dedicar a las personas y las cosas, porque somos dueños de nuestras propias vidas. Todo lo que no seamos capaces de decir o de hacer jamás verá la luz. A veces pienso que la cobardía tiene un sentido muy profundo, me recuerda que la vida es frágil, al igual que el amor, y que el amor hay que cuidarlo y protegerlo como cuidaría una sacerdotisa de su templo y de su pueblo.

Lyra

martes, 13 de diciembre de 2011

El amor...



El amor es algo por lo que poder vivir, algo para caminar, para no dejarse morir.

Sí miro hacia atrás sé lo cierto, hoy para mi todo es confuso.

La vida es un juego que no sé jugar, y sin conocimiento apuesto para quedarme siempre sin camisa.

Nada es fácil, todo cuesta esfuerzo o lágrimas.

Saber dirigirme entre los acontecimientos sería el secreto para vivir muy bien; pero he perdido la brújula, voy sin norte.

A pesar de todo, el amor a la vida, en mi es inmenso.

Lo arcano forma parte de uno. El cofre que nadie conoce donde se cierra un amor, un sueño, cualquier secreto que jamás se confesará. Hay una isla repleta de flores donde guardo el mío.

Y todo es experiencia, todo añade sabiduría, y en algunos como yo, se adentra de manera lenta.

Nuestro dilema: crear o destruir. Me quedo con crear, aunque solo cree espacios para un sueño.

Para amar no es necesario entender.

No cabe la mezquindad en un espacio corto como el que vivimos.

Tengo que aprender a escribir los momentos, pero sería inútil si no supiera vivirlos. Tengo que hacerme esquemas para poder caminar sin caídas.

Solo lo indispensable me hará sostenerme.

Amargo o dulce, lo importante es que haya sabor en lo que se vive.

No importa que mí vida sea pobre, pero nunca consentiré que sea miserable.

Dosifico mi alegría para incensarla en los silencios tristes.

Sakakrah

Cita



Con hombres que no creen en mi, no puedo ni quiero asociarme.

Ludwig van Beethoven

lunes, 12 de diciembre de 2011

La vida...



La vida trabaja hoy en mí un tejido invisible
Todo es calma en el pecho.

Aún su palabra es poder que mueve mis sentidos
Pero árida, me aleja.

En silencio me acojo a la quietud del cansado.
Avísame cuando quieras arribar a este mar en calma.

El deseo dialoga y se acoge a la recesión.
La nostalgia ha perdido su reino.

Sakkarah

viernes, 9 de diciembre de 2011

Viñeta



Os dejo esta Viñeta de Blas Deker, que me ha encantado...






No hay...



No hay que vivir en función de él. Es lo que amenaza a todas las mujeres en el amor: abandonar todo aquello de sí misma que no sea inmediatamente necesario al otro, contentarse con parecerse a su deseo.

Simone de Beauvoir

lunes, 5 de diciembre de 2011

Cambios


Muchas gracias, Belén y Pedro por este regalo tan bonito que me habéis hecho...

Paseo



Paseaba por un zoo pobre, de animales dispares. Las cuestas solitarias de los días de diario, las jaulas rodeando la tarde que acaparaba el sol en cada rincón. De las palmeras colgaban máscaras de ojos huecos y frente vacía, y ella andaba como una desconocida entre miradas ciegas. La inteligencia se esparcía por el suelo, en forma de manchas oscuras de grasa preparadas para cualquier caída.

Unos monos invitaban a la felicidad promiscua, le cedían asiento para despiojarla. Allí la piel se convertía en áspero pelo y al llegar la noche huyó trepando y descolgándose entre lianas.

Partículas de polvo se hacían solidarias entre los haces de luz y las fiestas hacían llevar la mirada hacia horizontes de metal. Lo ignoto no era más que el vacío, y amigable se quedo entre toda aquella chatarra que reposaba en un rincón. El frío latón arañaba su piel, pero ya nada era interesante.

Un te quiero se escapó en pompas transparentes que se enterraban en el silencio. El eco había enmudecido entre las dudas y no rozó su oído. El polvo seguía siendo solidario entre los haces de luz que penetraban en su piel. El tiempo fosilizó su corazón.

Sakkarah

sábado, 3 de diciembre de 2011

Reproches



En realidad, a lo que llamamos reproches, son explicaciones que nos quiere dar el otro de lo que le duele o le hace sentirse mal. Es bueno estar atento, porque es importante solucionar y mejorar las cosas. Muchas veces hacemos daño sin querer.

Sakkarah

viernes, 2 de diciembre de 2011

Amistad



La amistad creo yo, debe ser generosa y desprendida, aunque también correspondida. Para la amistad de verdad, el tiempo no pasa, la distancia desaparece en cada reencuentro, las cosas se retoman donde se quedaron. En la amistad de verdad, se comparte y se escucha con cariño lo que el amigo tenga que decir, no se le juzga y se le quiere tal cual es.

Lyra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...