sábado, 31 de diciembre de 2011

Palabras y besos

Palabras y besos. Besos, muchos besos y… palabras. Piropos y miradas. Miradas, muchas miradas y… piropos.


No me detenía en pequeñeces y hoy, en la oscuridad de mi mente, siempre está tu luz.


El cristal hace de lupa para recordar tu cuerpo. Gigante, gran gigante que ocupas todo mi universo. Contigo no hay tiempo ni edad, solo juventud que como un vendaval zarandea las columnas de mi ser.


En este habitáculo repaso la confianza que quedó asentada entre nosotros. Por eso, de tarde en tarde, te hago mi compañía y mi recuerdo.


En la quimera, galopábamos juntos, qué más da lo que digan, que más da. Contigo, hombre que me esperas, estoy...


Sakkarah

miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡Oh!

¡Oh! no jures y abrázame tan sólo;
No creo en juramentos de mujeres.
Dulce es tu voz, ¡mi bien! pero es más dulce
El beso que arrebato a tus desdenes.
Yo te poseo, y juzgo las promesas
Soplo vano que el viento desvanece.
Yo creo en tus palabras de consuelo;
¡Oh! jura, amada mía, jura siempre;
Yo me juzgo dichoso al reclinarme
Sobre tu seno de animada nieve;
Yo creo, luz de la existencia mía,
Que me amará tu pecho eternamente,
Y todavía aun más, si el pensamiento,
Algo más que lo eterno soñar puede.

Heinrich Heine

martes, 27 de diciembre de 2011

Concurso del Foro Libre

Hemos hecho un concursoNavideño en el foro libre y quiero poneros el premio que hizo Blas Deker para el foro y su video de agradecimiento al primer premio que él se ganó.

Fuego y amor

Fuego y amor atados en mi con una lazada ardiente. Esperándolo todo, sin desistir, sin cejar en ese lejano empeño que se aleja.


Muchos se detienen y sigo andando como si arrastrase la cadena de un misterio. Estupefactos me ven adentrarme en la noche, donde erijo mi reinado. Ausente está el compañero de mis ritos, pero la pira arde.


El extraño aroma del amor entró en mi vida, endiosándome antes de partir sin desvirgar mi sentimiento. El movimiento de mis manos dibuja signos de ausencia cada noche, y el agua resbala por mi cuerpo, como caricia de un recuerdo que hace deshacer mi piel mientras desentraña sus secretos.


Sakkarah

viernes, 23 de diciembre de 2011

Navidad

Os deseo unas Fiestas muy felices.

Con mucho cariño.

Sakkarah

Navidad

video

Muchas gracias, Belén y Pedro por este vídeo que me habéis hecho para felicitar.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Agresividad

Autor imagen: Alex Caballero


Nos influye la agresividad que hemos ido acumulando. Inexorablemente en la vida hemos tenido que pasar por cosas desagradables, hemos sufrido injusticias y nos hemos visto obligados a sofocar impulsos de protesta; ante cada situación que representa una violencia, se produce en nosotros, de un modo natural, una reacción contraria; cada vez que yo siento una injuria, bien sea física o moral, se moviliza automaticamente en mi la necesidad de responder. Ahora bien, muchas veces esa respuesta no llega a expresarse del todo por diversos motivos. Porque la educación me lo prohíbe, porque tengo miedo ante la superioridad del contrario o porque no me conviene, ya que representaría un descrédito para mi nombre, etc... De este modo, la protesta, la reacción natural, queda retenida. Cuando esta situación se repite, sobre todo si se produce en aquellas cosas que uno vive como importantes, la agresividad acumulada va adquiriendo una considerable fuerza interior. Curiosamente las personas más agresivas son aquellas que se muestran como más pacíficas, precisamente porque más han reprimido su agresividad. Es decir, son pacíficas aparentemente porque se han esforzado en ser buenos, en no crear conflictos. Son personas que se han formado sobre la base de ir cerrando dentro de sí todo lo que fueran protestas, todo lo que fuera violencia, de un modo u otro, y, por lo tanto, exteriormente son las más ordenadas, las más tranquilas y benignas. En realidad tienen una carga explosiva generalmente más fuerte que otras. Esto no quiere decir que otras personas no puedan tenerla, pero es en éstas donde es más aparente el contraste, dada su personalidad exterior.

Cuando esta agresividad – que la persona no quiere generalmente reconocer porque va en contra del tipo bondadoso que debería ser – existe, se traduce en una enorme susceptibilidad interna para todo lo que sean situaciones o personas con rasgos violentos. Cuanto más he reprimido una cosa, más sensible soy a ella cuando la tengo ante mí. Si yo hubiera podido expresar mi agresividad, mi protesta, sí hubiera podido incorporar es fuerza interior mediante la acción consciente, habría ido creciendo en fuerza personal y no tendría miedo a esa agresividad. Me sentiría fuerte y no precisaría esconderse tras ninguna apariencia. Además, curiosamente, cuanto más hubiera desarrollado mi capacidad de lucha, menos necesidad tendría de combatir violentamente.

A. Blay

El alud...


Foto de Kamshots





El alud esférico caminaba al revés, subía cuestas, pero no dejaba de arrollar la nieve haciéndole la competencia a los quitanieves que subían y bajaban el puerto.

Cada vez un poco más cansado y jadeante, el alud subía hacia la plaza del pueblo, revolcándose en todos los ventisqueros. Se encaminó a darse una fiesta, se lanzaría por la calle más empinada del pueblo “el cantón” y sería cuesta abajo, para poder descansar y aliviar sus pulmones del esfuerzo. Terminó como una caja sonora llena de risas, al lado del río. En la redonda y enorme bola se abrieron unas grietas con forma de ojos. Todos los niños corrieron a fijarse en ellos y alucinados veían el reflejo del agua en el espejo más nítido jamás conocido. Aquellos ojos les imbuían hacia el reino de los cuentos. Cada uno de los niños terminaba en su interior deslizándose por un tobogán que le llevaría al cuento más escuchado.

Tras unas horas, aparecían a los pies del gran alud, como borrachitos de fantasía, y en sus ojos se reflejaba toda la ilusión que atesoraban los sueños.

De nuevo, la bola gigante tomó impulso y siguió rodeando el pueblo, llevando a niños y mayores en procesión. Mientras rodaba, esta vez, dejaba escuchar millares de campanillas que debía tener dentro. Unos cuantos metros más allá, de nuevo en la plaza, se paró rendida y dando vueltas sobre si misma, como si estuviera mareada. Una vez quieta, sus grandes ojos miraban abarcando a todos, la profundidad de su mirada calaba en el alma de cada uno de los seres que la admiraban. Pasaron unos minutos tensos, expectantes, llenos de extrañas vibraciones, hasta que de repente rompió dejando paso a millares de cristales preciosos como estrellas, luces de colores, que como arco iris, enlazaban a la gente; el aire se hizo cielo, y todos Universo. Uno era un planeta, el otro una estrella, el de más allá agrupaba una galaxia, el otro formaba un agujero negro…

No, no había dinero, habían desaparecido todos los comercios y los bancos quedaron convertidos en carromatos cargados de helados. El gran alud, al estallar, había dejado esparcido el espíritu de la Navidad con todo el brillo que produce el sentimiento.

Sakkarah

martes, 20 de diciembre de 2011

Inspiración sinfónica



Por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el Arte [*] los vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del mundo.

Fecunda, como el lecho de amor de la Miseria, [*] y parecida a esos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi Musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número a las cuales ni mi actividad ni todos los años que me restan de vida serían suficientes a dar forma.


«Introducción sinfónica», en el «Libro de los gorriones»

Y aquí dentro, desnudos y deformes, revueltos y barajados en indescriptible confusión, los siento a veces agitarse y vivir con una vida oscura y extraña, semejante a la de esas miríadas de gérmenes que hierven y se estremecen en una eterna incubación dentro de las entrañas de la tierra, sin encontrar fuerzas bastantes para salir a la superficie y convertirse al beso del sol en flores y frutos.

Conmigo van, destinados a morir conmigo, sin que de ellos quede otro rastro que el que deja un sueño de la media noche que a la mañana no puede recordarse. En algunas ocasiones y ante esa idea terrible, se subleva en ellos el instinto de la vida y agitándose en terrible [*] aunque silencioso tumulto buscan en tropel por donde salir a la luz, de las tinieblas [*] en que viven. Pero ¡ay!, que entre el mundo de la idea y el de la forma existe un abismo que sólo puede salvar la palabra, y la palabra, tímida y perezosa, se niega a secundar sus esfuerzos! [*] Mudos, sombríos e impotentes, después de la inútil lucha vuelven a caer en su antiguo marasmo. Tal caen inertes en los surcos de las sendas, si cae el viento, [*] las hojas amarillas que levantó el remolino.

Estas sediciones [*] de los rebeldes hijos de la imaginación explican algunas de mis fiebres: ellas son la causa desconocida para la ciencia de mis exaltaciones y mis abatimientos. Y así, aunque mal, vengo viviendo hasta aquí: paseando por entre la indiferente multitud esta silenciosa tempestad de mi cabeza. Así vengo viviendo; pero todas las cosas tienen un término y a éstas hay que ponerles punto.

El Insomnio y la Fantasía siguen y siguen procreando en monstruoso maridaje. Sus creaciones, apretadas ya, como las raquíticas plantas de un vivero, pugnan por dilatar su fantástica existencia disputándose los átomos de la memoria como el escaso jugo de una tierra estéril. Necesario es abrir paso a las aguas profundas, que acabarán por romper el dique, diariamente aumentadas por un manantial vivo.

¡Andad, pues!; andad y vivid con la única vida que puedo daros. Mi inteligencia os nutrirá lo suficiente para que seáis palpables. Os vestirá, aunque sea de harapos, lo bastante para que no avergüence vuestra desnudez. Yo quisiera forjar para cada uno de vosotros una maravillosa estofa tejida [*] de frases exquisitas en la que os pudierais envolver con orgullo como en un manto de púrpura. Yo quisiera poder cincelar la forma que ha de [*] conteneros como se cincela el vaso de oro que ha de guardar un preciado perfume. ¡Mas es imposible! [*]

No obstante, necesito descansar; necesito, del mismo modo que se sangra el cuerpo por cuyas hinchadas venas se precipita la sangre con pletórico empuje, desahogar el cerebro insuficiente a contener tantos absurdos.

Quedad pues consignados aquí, como la estela nebulosa que señala el paso de un desconocido cometa; como los átomos dispersos de un mundo en embrión que aventa [*] por el aire la muerte antes que su Creador haya podido pronunciar el fiat lux que separa la claridad de las sombras.

No quiero que en mis noches sin sueño volváis a pasar por delante de mis ojos en extravagante procesión pidiéndome con gestos y contorsiones que os saque a la vida de la realidad del limbo en que vivís, semejantes a fantasmas sin consistencia. No quiero que al romperse este arpa vieja y cascada ya, se pierdan a la vez que el instrumento las ignoradas notas que contenía. Deseo ocuparme un poco del mundo que me rodea pudiendo, una vez vacío, apartar los ojos de este otro mundo que llevo dentro de la cabeza. El sentido común, que es la barrera de los sueños, comienza a flaquear y las gentes de diversos campos se mezclan y confunden. Me cuesta trabajo saber qué cosas he soñado y cuáles me han sucedido; mis afectos se reparten entre fantasmas de la imaginación y personajes reales; mi memoria clasifica revueltos nombres y fechas de mujeres y días que han muerto o han pasado con los de días [*] y mujeres que no han [*] existido sino en mi mente. Preciso es acabar arrojándoos de la cabeza de una vez para siempre.

Si morir es dormir, quiero dormir en paz en la noche de la Muerte [*] sin que vengáis a ser mi pesadilla, maldiciéndome por haberos condenado a la nada antes de haber nacido. Id pues al mundo, a cuyo contacto fuisteis engendrados, y quedad en él como el eco que encontraron en un alma que pasó por la tierra sus alegrías y sus dolores, sus esperanzas y sus luchas.

Tal vez muy pronto tendré que hacer la maleta para el gran viaje; de una hora a otra puede desligarse el espíritu de la materia para remontarse a regiones más puras. No quiero, cuando esto suceda, llevar conmigo, como el abigarrado equipaje de un saltimbanqui, [*] el tesoro de oropeles y guiñapos que ha ido acumulando la fantasía en los desvanes del cerebro.

Gustavo Adolfo Becquer.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Tras de...



Hay un dicho que habla así: Tras de cornudo, apaleado.

Que razón tiene, porque suele ser así.

Siempre me ha gustado ser fiel a mi misma y no devolver nunca lo que me dan, pero entiendo que eso es una equivocación. Hoy me recuerdo mucho de una persona que solía decir que el respeto hay que ganárselo, que respetaba a quien se lo ganaba. Creo que es lo que más se acerca al mejor comportamiento, pues de lo contrario, te vuelves el saquito de los palos, porque así somos, damos al que creemos más débil, o vemos que no se defiende. Algo así como el que encuentra una pared vacía que no tiene dueño y se cree con derecho a destrozarla con borragatos.

No ser como son contigo, hace parecer que ancha es castilla, que se te puede utilizar de basurero donde verter todas las miserias. Habrá que reconsiderarse.

Sakkarah

viernes, 16 de diciembre de 2011

Creatividad

Autor Imagen: Cristina Francés




"La creatividad es presión. Si no hay presión, no hay creatividad"

Ferran Adriá

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Asignamos...



Asignamos nosotros el tiempo que queremos dedicar a las personas y las cosas, porque somos dueños de nuestras propias vidas. Todo lo que no seamos capaces de decir o de hacer jamás verá la luz. A veces pienso que la cobardía tiene un sentido muy profundo, me recuerda que la vida es frágil, al igual que el amor, y que el amor hay que cuidarlo y protegerlo como cuidaría una sacerdotisa de su templo y de su pueblo.

Lyra

martes, 13 de diciembre de 2011

El amor...



El amor es algo por lo que poder vivir, algo para caminar, para no dejarse morir.

Sí miro hacia atrás sé lo cierto, hoy para mi todo es confuso.

La vida es un juego que no sé jugar, y sin conocimiento apuesto para quedarme siempre sin camisa.

Nada es fácil, todo cuesta esfuerzo o lágrimas.

Saber dirigirme entre los acontecimientos sería el secreto para vivir muy bien; pero he perdido la brújula, voy sin norte.

A pesar de todo, el amor a la vida, en mi es inmenso.

Lo arcano forma parte de uno. El cofre que nadie conoce donde se cierra un amor, un sueño, cualquier secreto que jamás se confesará. Hay una isla repleta de flores donde guardo el mío.

Y todo es experiencia, todo añade sabiduría, y en algunos como yo, se adentra de manera lenta.

Nuestro dilema: crear o destruir. Me quedo con crear, aunque solo cree espacios para un sueño.

Para amar no es necesario entender.

No cabe la mezquindad en un espacio corto como el que vivimos.

Tengo que aprender a escribir los momentos, pero sería inútil si no supiera vivirlos. Tengo que hacerme esquemas para poder caminar sin caídas.

Solo lo indispensable me hará sostenerme.

Amargo o dulce, lo importante es que haya sabor en lo que se vive.

No importa que mí vida sea pobre, pero nunca consentiré que sea miserable.

Dosifico mi alegría para incensarla en los silencios tristes.

Sakakrah

Cita



Con hombres que no creen en mi, no puedo ni quiero asociarme.

Ludwig van Beethoven

lunes, 12 de diciembre de 2011

La vida...



La vida trabaja hoy en mí un tejido invisible
Todo es calma en el pecho.

Aún su palabra es poder que mueve mis sentidos
Pero árida, me aleja.

En silencio me acojo a la quietud del cansado.
Avísame cuando quieras arribar a este mar en calma.

El deseo dialoga y se acoge a la recesión.
La nostalgia ha perdido su reino.

Sakkarah

viernes, 9 de diciembre de 2011

Viñeta



Os dejo esta Viñeta de Blas Deker, que me ha encantado...






No hay...



No hay que vivir en función de él. Es lo que amenaza a todas las mujeres en el amor: abandonar todo aquello de sí misma que no sea inmediatamente necesario al otro, contentarse con parecerse a su deseo.

Simone de Beauvoir

lunes, 5 de diciembre de 2011

Cambios


Muchas gracias, Belén y Pedro por este regalo tan bonito que me habéis hecho...

Paseo



Paseaba por un zoo pobre, de animales dispares. Las cuestas solitarias de los días de diario, las jaulas rodeando la tarde que acaparaba el sol en cada rincón. De las palmeras colgaban máscaras de ojos huecos y frente vacía, y ella andaba como una desconocida entre miradas ciegas. La inteligencia se esparcía por el suelo, en forma de manchas oscuras de grasa preparadas para cualquier caída.

Unos monos invitaban a la felicidad promiscua, le cedían asiento para despiojarla. Allí la piel se convertía en áspero pelo y al llegar la noche huyó trepando y descolgándose entre lianas.

Partículas de polvo se hacían solidarias entre los haces de luz y las fiestas hacían llevar la mirada hacia horizontes de metal. Lo ignoto no era más que el vacío, y amigable se quedo entre toda aquella chatarra que reposaba en un rincón. El frío latón arañaba su piel, pero ya nada era interesante.

Un te quiero se escapó en pompas transparentes que se enterraban en el silencio. El eco había enmudecido entre las dudas y no rozó su oído. El polvo seguía siendo solidario entre los haces de luz que penetraban en su piel. El tiempo fosilizó su corazón.

Sakkarah

sábado, 3 de diciembre de 2011

Reproches



En realidad, a lo que llamamos reproches, son explicaciones que nos quiere dar el otro de lo que le duele o le hace sentirse mal. Es bueno estar atento, porque es importante solucionar y mejorar las cosas. Muchas veces hacemos daño sin querer.

Sakkarah

viernes, 2 de diciembre de 2011

Amistad



La amistad creo yo, debe ser generosa y desprendida, aunque también correspondida. Para la amistad de verdad, el tiempo no pasa, la distancia desaparece en cada reencuentro, las cosas se retoman donde se quedaron. En la amistad de verdad, se comparte y se escucha con cariño lo que el amigo tenga que decir, no se le juzga y se le quiere tal cual es.

Lyra

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Cita



Hay que vivir totalmente apartada de los bárbaros. La experiencia de los demás no puede aportar nada a mi vida.

Simone de Beauvoir

martes, 29 de noviembre de 2011

Pensando

Autor imagen: Pino


Pensando, me resulta curioso ver como nos preocupamos enseguida que vemos un amigo enfermo de gravedad, e intentamos hacerle la vida más grata, por si el fin pudiera estar próximo. Lo mismo sucede con los enfermos terminales y sus cuidados paliativos. Estos van dirigidos a hacerles sus últimos días más agradables.

Mi pregunta es esta, ¿por qué no hacer la vida agradable siempre a quienes queremos?, ¿por qué hay que esperar a que estén en las últimas? Imagino que la respuesta es que sólo valoramos en su justa medida lo que perdemos.

Quizá lo nuestro sea un andar siempre buscando y, cuando tenemos algo, lo dejamos ya en segundo plano, perdiendo el interés. Hay una necesidad de búsqueda, o sed de sensaciones nuevas siempre en nosotros.

Sakkarah

Entendimiento




La grandeza del entendimiento no se mide por la extensión, se mide por la verdad y certeza de las opiniones.

Epicteto

domingo, 27 de noviembre de 2011

Hay que saber...




Hay que saber decir basta. No es bueno autodegradarse.

No hay que cerrarse al mundo, pero tampoco llegar al ser el felpudo de nadie.

Poner límites a la agresividad es abrirse al mundo de mejor manera.

Es inútil extenderse en explicaciones hasta convertirse en un palizas. Si alguien no es capaz de comprenderte, tampoco será capaz de quererte.

Sakkarah

viernes, 25 de noviembre de 2011

jueves, 24 de noviembre de 2011

La mujer



La mujer es más como la noche. Te rodea, te envuelve, te ahoga, sin ofenderte, sin ni siquiera tocarte.

Osho

martes, 22 de noviembre de 2011

Voluntad

Autor imagen: Giovani Pérez


Creo que voluntad y libertad van unidas. La voluntad no puede partir de nadie sino de nosotros mismos. Aunque haya estímulos de fuera que la muevan, la voluntad la ponemos nosotros.

Tras ella puede haber pasión y deseo, quizá, incluso sean necesarios. Pasión y deseo siempre son cosas pasajeras, la voluntad también.

Voluntad es una decisión y como decisión es libre. Sin embargo, correr tras una pasión no tiene por qué estar ligado a la voluntad. La voluntad organiza y da solidez a las acciones.

También va ligada a la elección, y si la acompaña, lo elegido no tiene por qué perderse en el camino. Nuestros fines hablan de nuestra forma de ser. Todo fin debe ser acompañado de la libertad.


Sakkarah

lunes, 21 de noviembre de 2011

Nasrudin



Un día Nasrudin estaba dando un paseo en su pueblo, cuando varios de sus vecinos se le acercaron. –Mullah, dijeron, ¡eres tan sabio y santo!... ¡Por favor, haz de nosotros tus alumnos para enseñarnos cómo debemos vivir nuestras vidas, y lo que debemos hacer!.

El Mullah Nasrudin hizo una breve pausa y luego dijo: -Muy bien, de acuerdo; voy a darles la primera lección en este momento:

Lo más importante es cuidar muy bien los pies y sandalias; deben mantenerlas limpias y acicaladas en todo momento.

Los vecinos escucharon con atención hasta que miraron sus pies, que estaban en realidad muy sucios y calzados con sandalias viejas que parecían a punto de desmoronarse.

-¡Pero Nasrudin, dijo uno de ellos, tus pies están terriblemente sucios, y las sandalias son un desastre! ¿Cómo esperas que sigamos tus enseñanzas si no las cumples tú?

-Bueno, respondió Nasrudin, yo no voy por ahí pidiendo a la gente cómo debo vivir mi vida, ¿verdad?

Desconocido

sábado, 19 de noviembre de 2011

Ha cambiado el tiempo



Ha cambiado el tiempo y ella está haciendo fila en la calle. No sabe donde va a llegar, ni qué pide la gente que va antes que ella; pero la guarda hasta que llegue su vez.

Le dio por pensar que al final pudiera estar un dentista, y el hecho la hacía marearse, la dejaba sin color. Atraía todas las miradas. La gente cree que puede sujetar a alguien con la vista, pero como no es así, cayó. El golpe fue tremendo, con sonido a hueco. Alguien la levantó agitándola. Ponía el oído en su pecho que sonaba a cristales rotos.

Extrañados, la dejaron contra una pared, como si ésta tuviera imán. La falta de peso la hizo ir resbalándose poco a poco hasta tomar de nuevo el suelo. Esta vez la miraban con impaciencia contenida, como el que está harto de los hechos que ocurren. Tardaron algo más en levantarla y la dejaron apoyada sobre un hombre fornido y grueso.

El indolente no miraba sobre su hombro al dar los pasos, con lo cual ella amenazaba con volver a tomar tierra. Se quemaron unas cuantas calorías entre subidas y bajadas. El mundo actual se mueve por calorías.

Llegó el final, entre tierra, pared y carne. Y allí se encontraban ellas, con cara de oler mal y sin paciencia para dejar que a aquella chica se le despejara la mente de su perplejidad. No sabía cuantos huevos pedir. Solo servirían para adornar el frigorífico y serían despreciados en la dieta por su cantidad de proteínas. Un día perdido para alcanzar una huevería.

Eran la vida de las gallinas, fruto de su aburrimiento. Tomó un cartón, los pidió morenos. Le quitó una tapa y estampó contra el suelo el contenido. Con el pie revolvía y estiraba, mientras veía como todo ese público que se pasaba la vida en esperas, iba ahogándose en una mancha amarilla, hasta desaparecer.

Una vez sola, se puso a andar feliz por las calles vacías.

Sakkarah

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El amor...




El amor es la fuente de todo. Una persona sana, es una persona que se siente querida, que disfruta queriendo y que vive en sintonía armonizándose con esa fuente, ese manantial del que mana toda forma de vida inteligente. No estoy hablando de la naturaleza, sino de emociones procesadas por hombres y mujeres que piensan en la finitud de sus días. Solamente ese pensamiento ya nos provoca malestar. Esa duda, ese miedo, esa incertidumbre e inseguridad es como la grieta que se forma en la montaña, que tambalea lo que de fuerte hay en sus cimientos. Es increíble lo que puede conseguir o no una creencia arraigada. La enfermedad estrella de este siglo, más que una falta de responsabilidad, es debida a una falta del sentido de la existencia. Es cierto que experimentar la trascendencia sana.



Lyra

La amistad



La mistad es algo más fuerte que asistir a unas palabras, o que simplemente soportar.

Todo lo que no une, separa y lo que se separa se rompe. Lo que se rompe, una vez roto, tiene mala reconstrucción. Sin embargo la unión hace las cosas fuertes y consigue objetivos.

Cuando algo se escapa de entre tus manos, se debe saber decir adiós, o ir preparandose para ese momento.

Nada es eterno, nada dura para siempre.


Sakkarah

domingo, 13 de noviembre de 2011

Educación del cacique



Lautaro era una flecha delgada.
Elástico y azul fue nuestro padre.
Fue su primera edad sólo silencio.
Su adolescencia fue dominio.
Su juventud fue un viento dirigido.
Se preparó como una larga lanza.
Acostumbró los pies en las cascadas.
Educó la cabeza en las espinas.
Ejecutó las pruebas del guanaco.

Vivió en las madrigueras de la nieve.
Acechó las comidas de las águilas.
Arañó los secretos del peñasco.
Entretuvo los pétalos del fuego.
Se amamantó de primavera fría.
Se quemó en las gargantas infernales.
Fue cazador entre las aves crueles.
Se tiñeron sus manos de victorias.
Leyó las agresiones de la noche.
Sostuvo los derrumbes del azufre.

Se hizo velocidad, luz repentina.

Tomó las lentitudes del otoño.
Trabajó en las guaridas invisibles.
Durmió en las sábanas del ventisquero.
Igualó las conductas de las flechas.
Bebió la sangre agreste en los caminos.
Arrebató el tesoro de las olas.
Se hizo amenaza como un dios sombrío.
Comió en cada cocina de su pueblo.
Aprendió el alfabeto del relámpago.
Olfateó las cenizas esparcidas.
Envolvió el corazón con pieles negras.

Descifró el espiral hilo del humo.
Se construyó de fibras taciturnas.
Se aceitó como el alma de la oliva.
Se hizo cristal de transparencia dura.

Estudió para viento huracanado.
Se combatió hasta apagar la sangre.
Sólo entonces fue digno de su pueblo.

Neruda

viernes, 11 de noviembre de 2011

¿Obra de quién?



¿Obra de quién? Si nadie se hace responsable. Y hoy en mi, solo yo, con la seguridad que no hay más base que mi fuerza y mi coraje.

El silencio relata al oído mi verdad. Es el árbitro que señala mis faltas. Y una dulce voz, me dice: estoy.

El ulular del viento pregona en clave los secretos que con ternura hoy despido. El ruiseñor tiene un canto lejano y hacia allí van mis pasos lentos, tímidos, pero ya seguros.

Me pierdo en el negro intenso de una noche y como siempre el adiós cambia el rumbo de la vida.

Sakkarah

jueves, 10 de noviembre de 2011

...



Y si en vez de planear tanto, voláramos un poco más alto?

(Mafalda, Quino)

martes, 8 de noviembre de 2011

El ángel...



El ángel quedaba impasible cuando mis ojos le preguntaban, por ello decidí seguir adelante sin volver a preguntarme nada. No tenía un sitio a donde llegar.

El silencio se imponía, aunque más tarde rompiera por mal lugar.

Iba aprendiendo, atesorando nuevos pensamientos, nuevos modelos de actitud; pero no sabía dónde tendría que depositar todo lo aprendido, dónde tendría que ver la luz, dónde mis actos hablarían de mi experiencia.

Estaba cansada de batallas donde nada se ganaba. En aquella lectura lo supe todo. En un soplo me enseñó la vida.


Sakkarah

lunes, 7 de noviembre de 2011

Recuerdo de María



Fue un día del azul septiembre cuando
bajo la sombra de un ciruelo joven
tuve a mi pálido amor entre los brazos,
como se tiene a un sueño calmo y dulce.
Y en el hermoso cielo de verano,
sobre nosotros, contemplé una nube.
Era una nube altísima, muy blanca.
Cuando volví a mirarla ya no estaba.

Pasaron, desde entonces, muchas lunas
navegando despacio por el cielo.
A los ciruelos les llegó la tala.
Me preguntas: «¿Qué fue de aquel amor? »
Debo decirte que ya no lo recuerdo;
y, sin embargo, entiendo lo que dices.
Pero ya no me acuerdo de su cara
y sé que un día la besé.

Y hasta el beso lo habría olvidado
de no haber sido por aquella nube.
No la he olvidado. No la olvidaré:
Era muy blanca y alta, y descendía.
Acaso aún florezcan los ciruelos
y mi amor tenga ahora siete hijos.
Pero la nube sólo floreció un instante:
Cuando volví a mirar, ya se había hecho viento.

Bertolt Brecht

sábado, 5 de noviembre de 2011

Aburrimiento



Le llamaré Aburrimiento, y su nombre traerá distancia. Le meteré en la carpeta de los poderosos, aquellos que se apropiaron de la palabra para disfrazar sus ansias. Allí quedarán sus míticas frases que han hecho pasar a la posteridad.

La alegría ya no hierve como aquella risa de los tiempos del pleistoceno, ya nada es de verdad, todo se oculta en cuartos grises con las cortinas echadas. Él corre buscando las palabras y las encierra para poder cosecharlas. Él fabrica corazones de cera.

Voy a cerrar la claraboya por donde la luz entraba tibia, habitaré en la sencillez del silencio. Las palabras prenden llama en una chimenea cualquiera, suben y mueren.

Los lugares abiertos quedaron arrasados por aquellos cuartos grises donde se cuece el misterio y mi olvido.

Sakkarah

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cuando...



Cuando alguien imprescindible se va de tu lado, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales (…) . La imposibilidad de poder replantearte el pasado y rectificarlo, es una de las limitaciones más crueles de la condición humana. La vida sería más llevadera si dispusiéramos de una segunda oportunidad (…) . Nos bastaba mirarnos y sabernos. Nada importaba los silencios, el tedio de las primeras horas de la tarde. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue, todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabra, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida, eran sencillamente la felicidad.”


Miguel Delibes.

lunes, 31 de octubre de 2011

Conclusiones



Hoy he llegado a dos conclusiones a las que seguramente vosotros llegasteis hace tiempo.

Yo, necesito llegar diariamente, porque siempre las olvido.

1ª El que paga está vivo. Solo los muertos no tienen que pagar.

2º Todo lo que te viene bien cuesta mucho esfuerzo. Lo que es fácil suele venir mal para la salud.



Sakkarah

domingo, 30 de octubre de 2011

Manifiesto de la demencia



¡Ahora sí que sí!... Los hechos y conflictos que contamos no están ordenados cronológicamente, ni mucho menos coherentes, menos racional... Demencia se aferra a su demencia, a la convicción insana y urgente de entender que la mente a alcanzado un grado tan alto de velocidad, que se vuelve una empresa patética y decadente pretender transmitir (...) en algunos casos aún más patético aún vomita la hibris su ácida moraleja para el gusto de los canallas que gozan con jactarse moralmente sanos... y se olvidan que la psiquis de todo humano desde que entra en el máquina social de la vida ya es insano ¡y no hay ninguna concesión, nadie se salva¡... Moral infame que frenan la expansión de la idea, de la gran idea ¡la demencia¡ y lo gritamos --“Por loco se entiende perder la razón, sin embargo hay muchos dementes que han gritado verdades mientras los otros permanecen en silencio”

Nicanor Molinares

...



Autor imagen: Sourcow




Nos sorprenden las cosas que son ajenas a nuestra propia naturaleza.

Sakkarah

viernes, 28 de octubre de 2011

Pájaro enjaulado




Os dejo aquí un enlace a un relato corto del escritor Francisco García Martinez.

Este enlace pertenece a la revista de Viajes de José María Iñigo, quien lo ha publicado como parte del libro "En la soledad del faro"





Cita



“Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.”

Tácito (historiador romano)

jueves, 27 de octubre de 2011

Cada casa...



Cada casa es un museo mágico que habla de las personas que la habitan. Orden o desorden, obsesión o dejadez.

Me gustan las casas que no están para las visitas, sino para vivirlas.

El lugar donde se escribe, si es que se hace, debe tener un halo especial que habla de quien lo utiliza. Una mesa, un secreter… Y llenos ¿de qué?. Por arriba, quien sabe, algún botellín de agua, teléfonos, papeles que quedan por registrar… Incluso se puede encontrar uno con chucherías. ¿Y los cajones? Quizá libros, alguna revista, un cargador…

Puede que haya alguna colección en la casa. Como miniaturas, sellos, botijos, monedas, etc.

Su ubicación puede estar en un barrio obrero, en uno residencial, en Villa Mortadela… Pero todas, sin excepción tienen encanto.

Pero, como decía ET “Mi casa…”

Sakkarah

miércoles, 26 de octubre de 2011

Instante



En un instante suceden todas las cosas. Una idea, un cambio, una luz que aclara, una venda que cae. Solo es necesario un instante para dar paso al proceso de olvido. Un instante para una decepción.

Hay situaciones anómalas que no quieres explicártelas porque prefieres llevar una venda, o porque no quieres romper con algo que te toca el alma. Pero en esas situaciones también hay un instante que te hace ver todo claro, un detalle, o una diferencia. En ese momento ves el ridículo comportamiento que has tenido y cómo justificabas lo que no era normal.

Lo que nació en un instante de luz, muere en un pequeño soplo.

Sakkarah

lunes, 24 de octubre de 2011

Presente



Mirar hacia el presente es lo más inteligente que podemos hacer. Lo más sensato y lo más sabio. Jugar la vida no es malo. Jugarla bien es saber perder y saber ganar y en cada momento aprender a levantarse. O hundirse dado el caso de que todo a nuestro alrededor sea tan perfecto, porque nunca lo es. No escoger lo mejor para una cuando no se tiene motivo para sentirse desafortunada, es una manera de "hundirse" bien, pues la monotonía de lo perfecto se rebela para sentir el movimiento de la vida. Es recomendable, pero sólo un poquito. Sería injusto elegir mal, cuando se tiene la opción de elegir bien. Hay quienes en su vida ni tan siquiera pueden elegir.






Lyra

domingo, 23 de octubre de 2011

Anamaría



Anamaría, lo he cambiado, espero que así lo puedas ver mejor...





Un beso .

sábado, 22 de octubre de 2011

Necesito frío



Necesito frío para que el agua en mi se haga nieve, o hielo. Necesito aislar mi piel de sensaciones.

Quiero desterrar la piedad y hacer que no forme parte de mis valores. Que la lava queme el sentimiento.

Mis labios desean apagar la sed en aguas limpias. Apartaré la mirada del fango.

Sakkarah

viernes, 21 de octubre de 2011

La única explicación



La única explicación para el universo, para la vida, eran las matemáticas. Éramos infinitos junto al universo del que formábamos parte y sólo el círculo lo hacia posible.

No podíamos ser únicos, porque entonces no se explicarían nuestras contradicciones, había un espejo que enfrentaba los mundos haciendo siempre otro igual. Yo tenía una igual en el universo reflejado y la longitud de onda podía hacer variar nuestro pensamiento hasta la contradicción.

Pero siempre me preguntaba por la muerte, por el paso. ¿Para qué morir? ¿Moriríamos las dos? Entonces me di cuenta que el túnel de la muerte nos daba paso al mundo siguiente entrelazado en el círculo. La vida era movimiento e íbamos rotando. Nunca nos encontraríamos las dos, pero siempre estaríamos conectadas como todo el universo lo estaba, aunque aún más estrechamente.

Cada mundo era mejor, nunca dábamos el salto hacia atrás. Existían dos mundos que eran vergeles para la eternidad. Allí se cumplimentaba cada sueño, paso a paso como los había organizado nuestra mente. Todo era diferente, nada era igual, miles de sueños se cruzaban entre sí, formando un mundo de extrema belleza.

Entonces sonreí, cuando supe que las dos llegaríamos y que nunca estaría sola.

Sakkarah

miércoles, 19 de octubre de 2011

Perfora...



“Perfora con tu falo mi carne, perfora mis entrañas, desbarata todo mi ser, bebe toda mi sangre… y con la última gota que me quede escribiré esta palabra:

te amo”.

Nahui Olin

Es curioso



Es curioso el camino del que anda dos veces. La memoria lleva por un trayecto, la vida, sin piedad, nos dirige por otro.

Unas notas misteriosas y desconocidas surgen en el pensamiento al mirar por el cristal, me encuentro tarareando una canción desconocida que quizá bailé en un salón de suelo impar.

En ocasiones me encuentro ordenando un mundo que nació desordenado, por eso siempre quedan piezas descolocadas que no puedo ubicar en ningún lugar. Sin embargo mis aristas siempre encajan en tu costado.

He envuelto en un paño de aire tu palabra, y todo es movimiento, giros, traqueteos, estelas… a las que yo miro embobada. Así me paso las horas.

Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...