viernes, 31 de julio de 2009

Fue escanciando...

Autor imagen: Mmbuterfly

Fue escanciando el amor, y acabó derramado.
Entre sus pestañas, toma cuerpo una imponente figura
que se acaba difuminando, haciéndose sombra.
El deseo duerme, sujeto está.
Las palabras se dejan caer suicidándose
mientras todo mengua.
Vida y sueño están llenos de él
y es ajeno a todo,
con su mirada puesta en otro horizonte
sigue sin reparar en nada.
Su camino es otro. El frío hiela su aliento
Ella no piensa mirar como se pierde,
Se adentra en el bosque, donde la niebla envuelve lo incierto,
y cada árbol susurra sobre esperanza y misterio.

Sakkarah



Premio



Ninfa Azul me ha etregado este premio tan bonito, y me ha alegrado un montón recibirlo, porque imagino que lleva todo su cariño.

Yo quiero entregarlo de igual forma, con mi cariño a los blogs que dejo a continuación:



Merce

Sergio

Toydepaso

Chesana

Adolfo Payés

Sylvia

Lunay

Chris de Lioncourt

Marisa

Silenciodd

Bondearte
Autor imagen: Benjamín Lacombe

jueves, 30 de julio de 2009

Hoy...


Hoy hay desfile, y pasan las imágenes a lomos de animales mecánicos. Desfilan ante mi, con el paso lento, recreándose; pero ninguna se para. No hay nada que pueda retener. Es mi vida, mi amor, mis momentos. Hoy los miro desde otra perspectiva, alejándome de todo para que mi mirada no sea demasiado apasionada.

Quizá pueda disfrutar de muchas cosas, abrazar y rozar con mis manos; escuchar, como quien está atento a su melodía preferida; hablar, dejando que alguna vez se escape alguna palabra de esas que intentan inútilmente describir mi sentimiento. Todo podré disfrutarlo, pero nada sujetaré a mi lado.

Y tampoco me dejaré prender por imperdibles de metal. Sólo poseerá mi amor quien sea capaz de sentirlo.

He pintado el biombo con las flores silvestres. Sus tonos son armónicos, y todos podrán disfrutar de su decoración. Si un día te tomas la molestia de asomarte, si la suerte quisiera que yo te preocupara, no tienes nada más que ponerte en puntillas, desde allí podrás apreciar todo el amor que te profeso. Incalculable a los ojos ciegos que no tienen interés. Servido en caricias para quien tiene el coraje de encaramarse.

Sakkarah









miércoles, 29 de julio de 2009

Solemos pensar...



Autor imagen: Lilbittydemon


Solemos pensar de nosotros mismos que nos preocupamos del resto, que siempre estamos pendientes del otro; y sobre todo si se trata de la persona que queremos. Además, nos da la impresión que los otros no nos hacen todo el caso que nos deberían hacer. Cuando hablamos con ellos les presentamos nuestros problemas.

Un buen día, observas, piensas sobre lo que está ocurriendo, y te das cuenta que tu ego está muy presente, que en realidad lo que más te preocupa eres tú y tus sentimientos. Que te absorben tanto estos, que no puedes pensar en nada más. En resumidas cuentas, te queda claro que eres un ser algo egocéntrico, y sientes pena.
Sientes pena, porque no has pensado mucho en el otro; porque has pasado por alto todos los problemas que haya podido tener, y no has podido ayudar.

Creo que si pensáramos menos en nosotros mismos, nunca nos sentiríamos tristes. Hay muchas cosas en las que ocuparnos para poder ayudar a tanta gente que lo pasa mal.

Sakkarah




Smooth Jazz



Para escuchar, cerrar música de fondo al final de la página

Citas

Autor imagen: Dexterous Damsel


"La inteligencia es la facultad con cuya ayuda comprendemos finalmente que todo es incomprensible".

Maurice Polydore

"No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo".

Osho

"El amor es una enfermedad, que una vez contraída no se cura, y por más que uno quiera perdura, y se contagia con facilidad".

Radio Futura

"¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?".

Santiago Ramón y Cajal

"Podemos morirnos en cualquier momento; (...) ¿Qué ocurriría si tuviese una gran pelea con alguien a quien quiero, le lanzase todo el veneno emocional que tengo contra él o ella, y se muriese al día siguiente?".

Miguel Ángel Ruiz



martes, 28 de julio de 2009

Auntor imagen: Benjamín Lacombe



El alma...


Autor imagen: Aarón y rosie Hardy

El alma sale, y trepa por la tapia para poder admirarte. Se obstina en encontrar tu mano para asirse a ella, y caminar a tu lado. Como el sonido del agua es tu voz para el espíritu, y todo encuentra la calma en tu presencia.

Mi sueño es frágil y corto, destinado a morir en cada madrugada; pero como una planta, agradece la luz que emanas, y renace constantemente.

Hierro es tu palabra, y va forjando mi entraña. He de recorrer mil caminos para no dañarte, y el cansancio hace mella en mi expresión. Es el silencio el que poco a poco se apoderará de nuestro entorno, y temo perderte del todo en el trabajoso y mudo espacio que nos dirige a la nada.

Te corona el secreto, que te hace erigir en rey que dirige los momentos Tras el huyes mientras mis labios permanecen lacrados. Has atado al amor, e inválido queda para poder manifestarse. Sólo me resta mirarte para que tú leas el lenguaje cautivo en el lago sereno de una mirada. Has puesto barrotes al sentimiento, y acabará filtrándose entre cualquier fisura en la pared, hasta desaparecer.

No permitas que esta estancia quede vacía.

Sakkarah




lunes, 27 de julio de 2009

Todos...


Todos son signos que traen malos presagios. El sol se desluce con las nubes que cubren mi mente. No, no voy a reparar en ellos, he decidido no verlos, pues necesito sentirme bien.

No voy a hacer una cuna para mecer la tristeza, sino acopio de voluntad para ser fuerte, y que mi paso pueda ser firme.

Los hechos difuminan mis sencillos sueños. Ellos gritan, y atraen mi mirada, aunque yo prefiera no verlos.

Esta flor crece fuera del jardín, en caminos cerrados por la maleza. Nadie hay que pueda ir a admirar su belleza. Los sentidos están abotargados de colores que deslumbran, ciegos para reparar en lo pequeño.

El silencio se cuela por cada poro de mi piel, hasta tocar el alma; y mis palabras no saben romperlo. Todo ha sido asolado, y el habla ha huido, quedando atrapada en mi impotencia.

Sakkarah




Ausencia


Dejaré que muera en mí el deseo
de amar tus ojos dulces,
porque nada te podré dar sino la pena
de verme eternamente exhausto.
No obstante, tu presencia es algo
como la luz y la vida.
Siento que en mi gesto está tu gesto
y en mi voz tu voz.
No quiero tenerte porque en mi ser
todo estará terminado.
Sólo quiero que surjas en mí
como la fe en los desesperados,
para que yo pueda llevar una gota de rocío
en esta tierra maldita
que se quedó en mi carne
como un estigma del pasado.
Me quedaré... tu te irás,
apoyarás tu rostro en otro rostro,
tus dedos enlazarán otros dedos
y te desplegarás en la madrugada,
pero no sabrás que fui yo quien te logró,
porque yo fui el amigo más íntimo de la noche,
porque apoyé mi rostro en el rostro de la noche
y escuché tus palabras amorosas,
porque mis dedos enlazaron los dedos
en la niebla suspendidos en el espacio
y acerqué a mí la misteriosa esencia
de tu abandono desordenado.
Me quedaré solo como los veleros
en los puertos silenciosos.
Pero te poseeré más que nadie
porque podré irme
y todos los lamentos del mar,
del viento, del cielo, de las aves,
de las estrellas, serán tu voz presente,
tu voz ausente, tu voz sosegada.

Vinicius de Moraes




domingo, 26 de julio de 2009

Ternura


Ternura es el sonido de tu palabra
Tu lejano nombre siempre estuvo cercano a mi corazón
Eras la solidez a la que asir mi mano.
Un sentimiento sin apelativo, sin norte, y en mí.

Sakkarah







sábado, 25 de julio de 2009

Renuncia


He renunciado a ti. No era posible
Fueron vapores de la fantasía;
son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
una proximidad de lejanía.

Yo me quedé mirando cómo el río se iba
poniendo encinta de la estrella...
hundí mis manos locas hacia ella
y supe que la estrella estaba arriba...

He renunciado a ti, serenamente,
como renuncia a Dios el delincuente;
he renunciado a ti como el mendigo
que no se deja ver del viejo amigo;

Como el que ve partir grandes navíos
como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;
como el perro que apaga sus amorosos brios
cuando hay un perro grande que le enseña los dientes;

Como el marino que renuncia al puerto
y el buque errante que renuncia al faro
y como el ciego junto al libro abierto
y el niño pobre ante el juguete caro.

He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia;
como esos granujillas otoñales,
con los ojos estáticos y las manos vacías,
que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las confiterías...

He renunciado a ti, y a cada instante
renunciamos un poco de lo que antes quisimos
y al final, !cuantas veces el anhelo menguante
pide un pedazo de lo que antes fuimos!

Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.
Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;
desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.
La renuncia es el viaje de regreso del sueño...

Andrés Eloy Blanco

Estaban...


Estaban sentados alrededor de la mesa, pero no todas las caras dejaban traslucir su verdadera personalidad. Los dos se miraban de manera furtiva y cómplice. Su relación era un secreto a voces, pero ellos no lo sabían. No se daban cuenta de que cada uno de sus gestos les delataba.

Ella era más fría, menos interesada en él; pero él era un volcán desatado, un esclavo de otra voluntad. Los ojos de él eran diáfanos, su interior recto, y sus intenciones claras. Ella era una máscara, y todo lo calculaba. Acababa de firmar un contrato de adoración para una eternidad, y no valoraba su suerte; seguramente porque había sido demasiado fácil.

No siempre el tiempo desempolva y limpia los maquillajes añadidos. No siempre termina saliendo a luz lo verdadero. Demasiado triste, pero la vida sólo es un juego que hay que aprender a jugar. Su mayor componente la mentira.

Siguieron comiendo, ella lo hacía con glotonería. Ya nadie reparaba en ella, ya nadie confiaba en él.

Sakkarah




viernes, 24 de julio de 2009

El corazón...


El corazón se llena de preguntas, y el tiempo va pasando sin traer ninguna respuesta. El color del cielo va perdiendo tono, su azul se va degradando en esa espera.

La música marca la nostalgia, mientras la ilusión decrece. La esencia de las horas pierde aroma, pero el alma queda consagrada a su verdad.

Eres grande en mi vida, y formas parte de ella, aunque ocupes la estancia misteriosa e inaccesible. Eres el fuego oculto, que al arder, quema la monotonía.

Sakkarah









Premio



Auroraines me ha dado este bonito premio. Me ha encantado, porque además me gustan mucho las mariposas.

Se lo agradezco mucho el detalle, y quiero entregárselo a los siguientes blogs, qeu de verdad se lo merecen:

Lunay

Meiguiña

Ninfa Azul

Chesana

Mundo animal

Alalba

Diávolo

Violeta

Pau

Silenciodd

Cita


"De que sirve una copa de oro si esta llena de lagrimas"

Desconocido




martes, 21 de julio de 2009

Hasta pronto



Voy a estar un tiempo en el que no voy a poder llevar el blog, espero que me sepais disculpar.

Volveré pronto, y deseo que no me olvideis, yo os voy a recordar mucho.

Besos a todos, hasta dentro de unos días.

lunes, 20 de julio de 2009

Adrián González.


Adrián González andaba melancólico, y nadie entendía sus razones. Sabía su lugar, habia que cruzar una pequeña montaña hasta llegar a el; pero ya estaba cansado, y le dolían los pies, pues cuando llegaba, se encontraba con el ocupado, tenía que andar varios kilómetros has poder ubicarse.

A otros amigos se les daba siempre prioridad, y él era quien tenía que amoldarse a todo. Bien es cierto, que siempre encontraba un lugar donde dormir; pero resultaba incómodo tener que estar expectante para ver si alguien lo había ocupado, y por ende tenía que coger los enseres para el traslado.

El amo del lugar, le decía que andaba contento con su trabajo, que confiaba en él; pero él veía que siempre tenía que trasladarse, que no tenía que salvar una pequeña montaña para poder dormir, sino que siempre dependía de las necesidades de otros trabajadores; pues estos eran escuchados antes que él, y se valoraba más su trabajo.

Llegaba a pensar que no era útil, y detestaba la injusticia. Tampoco entendía que no se le dijeran las cosas claras. Prefería que le dijeran: "Fulanito está más cualificado, y te tendrás que poner un lugar después" Pero no querían abatirle, y las mentiras piadosas daban peor resultado, ya que andaba tocando fondo.

Una mañana, decidió que se iría tras la última montaña, seguro que de allí nadie le movería, a no ser que le expulsaran de su trabajo definitivamente. No quería que se tuvieran que andar buscando disculpas para su traslado, y sus pies andarían más ligeros sabiendo que nadie le destituía, que ocupaba ese lugar por voluntad propia. Él, aunque pobre, también tenía su orgullo.

Sakkarah




domingo, 19 de julio de 2009

Premios

A Ninfa azul, le han dado un montón de premios, porque todos se los merece, y todos parecen pocos a la hora de dárselos. Ella ha tenido el bonito detalle de regalarmelos, y yo los voy a repartir, en vez de darlos juntos.




Este premio es para los blog siguientes:

Sergio



Chesana

Viejo farero


Dinosaurio


El Viejo Agustín



Caio Fernandes


Cesc Ginesta


Silenciodd



Bondearte


Adolfo Payés


Tony




Este es de los blogs que pongo a continuación:

Jurema


Meiguiña


Desde mis acantilados


Princesa



Marisa



Este para los siguentes:

Alalba


Myself


Auroraines


Mariana




Trini Reina



Y por último este para todo el que pase por este blog.





Sé...


Sé que el mundo no gira en torno a mí, y que la mayoría de las personas no me prestan atención. Soy un ser minúsculo y diminuto en un Universo gigante, mucho menos que una hormiga; y no puedo pretender que todo se pare para admirarme.

Sé que no soy única, y para quien quiero, soy una más dentro de una lista poco importante que no puede entrar en sus prioridades. Sé que dentro de esa lista, hay gente con valores diferentes a los míos, que se acercan más a los de él.

Sin embargo, a pesar de tener conciencia de todo lo que no soy, daría lo que tuviera por sentir que a sus ojos era algo diferente. Algo con cierta importancia dentro de su mundo. Daría lo que fuera por formar parte de sus pensamientos, porque sus ojos repararan en mi.

A pesar de saber lo diminuta que soy en tanta inmensidad, me encantaría sentirme querida por él, y toda mi pequeñez seguiría sin importarme.

Sakkarah









sábado, 18 de julio de 2009

Ocaso

Autor imagen: Ivn Frndz

Acaricio tus sienes, acaricio
los hilos conductores que transportan la savia,
en discurrir cansado y sin destino,
bajo la tenue gasa de su tejido endeble.


No quiero ver tu única caída,
la que quiebra la voz y agolpa pulso espeso.


Huiré, más allá de la estancia del tiempo,
hacia el acre de tierra que sostuvo mi infancia,
cerca de aquel estanque de los sauces,
donde poder soñar regresos nuevos.


Encuéntrame en tus ojos cuando busques;
habré huido, incapaz de descubrir el hielo
que tu mirada yerta me ofreciera.

Dionisia García



La estatua de los zapatos viejos

Autor imagen: Charo Vargas


No hay melodía en este silencio, y en un cesto voy recogiendo las letras, las palabras. Voy a examinar una a una antes de pronunciarlas.

Lo que yo creí nimio, tiene unas dimensiones impresionantes en tu alma, y no puedo luchar contra ellas.Vuelve a tus manos lo que tanto temes perder, y a mí no tienes que demostrarme nada. ¡Adelante!

Mi violín se equivocó en las notas, pero tú nada has perdido.

La oscuridad se dilata en mi camino, pero a ciegas me arrastro. Ocuparé el lugar en el que me has dejado. Estatua silenciosa e inadvertida ya soy.

Callé el color, y con el te pintaron el alma. Se hace el camino más fácil con los zapatos nuevos, pero tendrán que demostrar la resistencia de estos viejos zapatos que ya tanto tropiezan.

Aquí me quedo, en este pedestal arrinconado, sin esperas, sin contar el tiempo, ni mirar para el lugar que anega mi mirada.

Sakkarah



El hombre al que amaban los árboles.


Verá, las fuerzas del Bien siempre aspiran a unir; las del Mal a separar. Por eso, finalmente, el Bien suele imponerse...siempre. A la larga, la acumulación de fuerzas lo hace invencible. El Mal tiende a la separación, a la disolución, a la muerte. El carácter gregario de los árboles, ese instinto que les lleva a agruparse, es u símbolo de vida. Los árboles en grupo son benignos, aislados - al menos por lo general- son... digamos peligrosos. Fíjese en la araucaria, o mejor aún, en el acebo. Fíjese en él, obsèrvelo atentamente y trate de comprenderlo. ¿Ha visto alguna vez una encarnación más evidente del pensamiento maligno? Son perversos. Hermosos también, ¡desde luego! A menudo el Mal posee una extraña y equívoca belleza...

Algernon Blackwood



viernes, 17 de julio de 2009

Antiguamente...


Antiguamente las promesas tenían validez. La promesa dada debía cumplirse. Hoy, las promesas suelen ser sólo palabras lanzadas al viento para salir del paso.

A mi me gusta que las promesas se cumplan, si no se han de cumplir, mejor no hacerlas. Sin embargo, no todo antes era bueno, se cometían muchas equivocaciones; pero es lo suyo en el hombre, equivocarse. Una cosa que veo yo mal de entonces, es que para “hacerse hombre” tocaba sufrir. No se concebía que un chico que no había hecho la mili, creciera como tal. Había que llorar para madurar, no se podía madurar con normalidad, sino con palos y sufrimiento.

En fin, la vida sigue, aprendemos y avanzamos en muchas cosas, y retrocedemos rechazando algunas que podrían ser válidas.

Sakkarah






Cita



El pobre vive de ilusiones y muere desilusionado.

Juan Sierra




jueves, 16 de julio de 2009

No hay que temer.

Autor imagen: Dorian Cleavenger


No hay que temer a ser como somos. No debe importar si gusta o no, sólo estar en armonía con nuestro ser, dejarle hacer. Acudir siempre a nuestra memoria arcana, pues ella poco a poco nos abrirá paso a nuestra propia sabiduría de vida. Seguro que el resto sabrá reconocer y valorar nuestro mundo.

Si fuera todo igual, si todo se guiara por idéntico patrón, perteneceríamos a un rebaño, y eso tiene que ser muy aburrido, pues todos balan igual.

No es necesario que contemos, que hablemos sobre nosotros, pues de ello se ocupan los hechos, y nadie creería en una palabra que va vacía.

Son inevitables los enfados, y las tristezas; pero sí se pueden suavizar con la confianza en la vida. Ella no nos dejará de asistir, ni de traer lo verdaderamente importante hacia nosotros.

El lamento no tiene ningún valor, a no ser que sea como terapia de descarga. No nos favorece, porque nos terminan por no hacer caso. Cuando la gente sabe, porque se nos nota, de nuestros problemas, acuden. Si no lo hacen, aún sería peor con el lamento. Suelen huir a los tristes, o se están sólo lo estrictamente necesario para no sentirse desalmados.

Toda comparación es odiosa, y no cabe cuando ya sabemos que todos somos irrepetibles y muy válidos. Intentar agradar dejando de ser nosotros mismos, y adquiriendo una máscara, lleva al efecto contrario.

El comportamiento debe ser natural. Hay que dejar fluir nuestro propio ser, y abrazar la vida acogiendo y resolviendo todo lo que trae.

Sakkarah



Autor imagen: Nicoletta Ceccoli




miércoles, 15 de julio de 2009

Tras la sierra.


Tras la sierra, y los manantiales, está él. Tras ese verde tan intenso como su sentimiento. Le acerca a ella con solo cerrar los ojos.

En la profundidad del bosque, se escucha el latir de un corazón enamorado que cuelga su amor de cada rama. Y en cada rama encuentra el espejo de su sueño.

Se enganchan sus pies entre los abrojos, pero eso no impide su marcha. A su encuentro va, y el sofoco aviva su esperanza, pues sólo piensa en reposar su ojos un instante sobre la clara mirada del amado.

Sakkarah



Piensa en esto.


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan —no lo saben, lo terrible es que no lo saben—, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Julio Cortázar


martes, 14 de julio de 2009

Inmenso


Inmenso, todo lo ocupa.
Torbellino de alegría que invade el alma.
Tormento en las ausencias
Suspiro que muere sin haber nacido
Palabra que anuda la garganta
pujando por salir, cuando yo callo
Sentimiento que anega los ojos
plenitud de amor que desborda y emociona.
Sonrisa y vida, pasión silente

Sakkarah


Autor imagen: Esther García Cortés.



lunes, 13 de julio de 2009

El suicidio del amor.

Autor imagen: Alexander Kharlamov

El suicido del amor, es la total entrega.
Mata el misterio,
y el rechazo marca lo que no requiere esfuerzo
Triste , pero cabal, así sucede en la vida.

Es un mar que todo lo lleva a su fondo,
pero todo lo devuelve a las orillas,
donde acariciando la arena, se va.

El llanto anuncia la pérdida, pero
¿qué clase de llanto anuncia lo que nunca llegó hacia nosotros?

Como un dios se presenta iluminándolo todo,
haciendo arder todo lo que toca,
y pasa de lago dejando frío en la ceniza.

Danza ante tus ojos con sinuosas formas,
te pierde, para dejarte ciego.

Corre presta la melancolía a acompañarte,
a no permitirte olvidar ni un sólo gesto, ni una sola mirada.

Soledad del amor que no se puede dar por perdido, porque pasó de largo.

Sakkarah



Premio



Meiguiña, me ha hecho entrega de este premio tan precioso, y que ella merece de manera especial. Ya lo tenía, por tener la suerte de conocer a su creador, Sergio Hernando,pero tenerlo doblemente me hace mayor ilusión aún. Le tengo un cariño enorme.

Quiero compartirlo con personas que sé que se lo merecen aún más que yo.

Le hago entrega de el a los siguientes blogs:

Ninfa Azul

Anaán

Violeta

Margot

El guante de Rita

Adolfo Payés (PIntura)

Trini Reina

Serpai

Silenciodd

Bondearte

domingo, 12 de julio de 2009

Un alto torreón.


Un alto torreón rompía la tranquilidad del paisaje, desafiante, rozaba los azules cielos. La tierra a su alrededor era árida, hecha para personas austeras y fuertes. Un viejo y añoso roble daba solaz y sombra a un minúsculo espacio, y era allí donde ella reconoció el amor.

Todas las tardes extendía los celestes cojines de seda sobre la hierba. Allí mataba el tiempo, en un eterno aburrimiento. Lo tenía todo, pero su corazón no latía por nada. Todo la cansaba, y nada retenía su interés. No había nada suficientemente bello para sacarle de esa eterna monotonía. Mil bufones no lograban alegrarla, y había llegado a sus oídos, que era conocida como la hierática princesa. Parecía impresa en un lienzo, y no había príncipe capaz de darle vida.

En la hora de la costura, se levantó. No había inquietud en sus movimientos, pero el calor hizo que se asomara a la ventana. La quietud de los campos era rota por un jinete, que descabalgó frente al enorme torreón. Ella sintió curiosidad y envió a una de sus damas a informarse.

Al saberle perdido, acudió a interesarse, cosa muy poco común en ella. En sus ojos ausentes reconoció el amor. Destelleaban de manera imponente, y se veían lejanos, no la prestaban ninguna atención. Iba en busca de la mujer a la que había dejado una promesa, y se había desviado del camino, sin saber encontrarlo de nuevo.

Se sentaron a la sombra sobre los suaves cojines, y le incitó a la charla. Escuchaba atentamente sus palabras, mientras él iba desgranando sus sueños, su romance. A ella, sin quererlo le iba despertando el corazón.

Se aposentó en sus dominios por unos días, mientras le venía el descanso para el largo camino que aún le esperaba. No se separaron ni un instante, sólo el tiempo necesario para el reposo. Nada hizo que reparara en ella, ni sus palabras, ni su atención, ni el arrobamiento que se reflejaba en sus ojos al mirarle.

El enamorado debería partir, y ella despidió el amor en el mismo instante en que nacía. No expresó en palabras lo que decían sus delicados gestos, no podía retener y tronchar las alas de otro sueño que a ella no le había sido destinado.

Dijo adiós con la mejor de sus sonrisas, y el corazón encogido, viéndole alejarse.

Como cada día, su vida siguió los mismos derroteros, pero sentía la hierba rozando su piel, aspiraba del aire todo el aroma, y admiraba el poderío de esos celestes y nítidos cielos. Podía escuchar el canto de las aves, despertar alegre con su trino; y le llenaba de alegría el contacto con todos los animales que paseaban por su pequeño reino.

Su corazón había despertado al sentimiento, y todo tenía una actividad intensa. Nunca volvería a ver a su jinete amado, pero podía soñarlo, y se sentía viva.


Sakkarah


Autor imagen: Leicia Gotlibowski

sábado, 11 de julio de 2009

Anduve por el dorso de tu mano...


Anduve por el dorso de tu mano, confiada,
como quien anda en las colinas
seguro de que el viento existe,
de que la tierra es firme,
de la repetición eterna de las cosas.
Mas de repente tembló el universo:
llevaste la mano a tus labios
y bostezando abriste la noche
como una gruta cálida.

Llevabas diez mil siglos despertando
y el fuego ardía impaciente en tu boca.

Chantal Maillard


Uno...


Uno necesita que la vida no termine nunca, a pesar de que no suele ser un lecho de rosas; pero es nuestra necesidad de sentir lo que alimenta ese sueño de eternidad.

De hecho cuando, por una causa extrema, quedamos insensibles, es en ese momento en el que la vida no nos importa nada. En ocasiones, el dolor llega al extremo de crearnos ese antídoto que anestesia.

Dejar de sentir es morir, y uno puede morir mil veces cuando el frío deja aterida el alma; pero la chispa de una simple palabra nos hace resucitar, al hacer que la llama resurja y avive nuestra gran hoguera interior.

Sakkarah







viernes, 10 de julio de 2009

Me gusta...


Me gusta escuchar el murmullo del agua bajo este sol, en esta aparente soledad en la que la naturaleza me hace suya. Aquí reposa tu recuerdo serenamente en mi, donde nadie me puede despojar de ti.

La armonía del cielo, me hace calcular la inmensidad de un sentimiento blanco, cuya mácula son los ruidos externos provenientes de ese pozo de nieblas. Sobre el brocal se esparcen las dudas, que en esta ribera olvido.

Es mi amor, y sólo tu puedes poseerlo. Ni la indiferencia puede acabar con el apego que mana desde la más grande admiración.

Es una piedra fría arrojada con fuerza sobre el lago calmo del alma. Permanece en el fondo por siempre, formando parte como un arcano tesoro.

Sakkarah


Los siete ciegos y el elefante.


En un pueblo, había siete hombres ciegos que eran amigos, y ocupaban su tiempo en discutir sobre cosas que pasaban en el mundo. Un día, surgió el tema del «elefante» Ninguno había «visto» nunca un elefante, así que pidieron que los llevaran a un elefante para descubrir cómo era. Uno tocó su costado, otro la cola, otro la trompa, otro la oreja, otro la pata, etc. Después se reunieron para discutir lo que habían «visto». Uno dijo: «un elefante es como una pared» (pues había tocado su costado). «No, es como una cuerda», dijo otro. «Estáis los dos equivocados» dijo un tercero, «es como una columna que sostiene un techo». «Es como una serpiente pitón», dijo el cuarto, «es como una manta», dijo el que había tocado la oreja. Y así siguieron y siguieron discutiendo.

Desconocido.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...